la bitácora del fin de semana (1) – jueves

Bueno, pués, inaugurada está la exposición. Hasta el 25 de abril se queda en Santillana, luego viajará. La verdad es que no sé el itinerario que va a seguir, pero ya me enteraré.

Nos acercamos el jueves, para ver el ambiente. Las exposiciones colectivas tienen la ventaja de que suelen reunir a mucha gente en la inauguracuión, porque cada artista trae su grupito de amigos y familiares para hacer bulto y compartir el momento, si se puede. Y luego, si se anuncia la presencia de algún político, siempre se refleja en el número de asistentes.

.

Total, que el espacio de entrada estaba lleno, llenísimo y los discursos, como siempre en estas ocasiones, cargados de mensajes políticos y a veces, hasta de pequeños duelos retóricos, dirigidos a los „enterados“ o los „enterrados“, digo los de la tierra, porque cuando se habla de bisontes, de cuevas, del ambar y demás cosas, hay quién está pacientemente esperando que se hable del cuerpo, del alma y de la carne….

.

No .

No he podido ver la performance de Massimiliano Tonelli, porque había un coco de gente delante de mí, así que desistí. Y como en contra de mi esperanza me encontré con caras conocidas y empezamos a hablar, tampoco me dió tiempo para ver la película Eleni, de Theo Angelopoulos. Habrá que volver entonces, porque la echan todos los sábados entre las 17 horas y las 19 horas, y me gusta el director (tengo pendiente aún ver la de „Ulysses‘ Gaze“ con Harvey Keitel que nos regaló Viktor hace tiempo en VHS y aún no he podido verla – lo digo por si alguien de vosotros la tiene en DVD o sabe como convertir VHS en DVD……).

.

.

Sinopsis de la película, tal como la encontré en la revista de cine  „La Butaca“ para abrir boca y animaros a que os acerquéis a verla si no la habéis visto ya y, de paso, echar un vistazo a la exposición. O quizá debería decirlo al revés: contemplar la diversidad de las obras que Massimiliano reunió en esta exposición, entre las que también cuentan dos obras textiles, aunque se le olvidó con tanta variedad mencionarlos en la inauguración, quizá por lo inusual que resulta encontrarlos en este tipo de eventos,  …. y luego quedaros para ver la película; eso sí, siempre y cuando os gusta la lentitud, por lo que a mí, como tejedora, que tanto hablo de lentitud y atrapo tiempos volátiles, me parece una elección acertadísima, aparte de la belleza de las imágenes.

Bueno, aquí el sinopsis:

1921. Tras la entrada del Ejército Rojo en Odessa, los refugiados griegos vuelven a su país. Ahí comienza la historia de amor entre Alexis (Nikos Poursanidis) y Eleni (Alexandra Aidini). Aunque se criaron juntos, su amor estorba al padre de él, que se siente muy solo tras la muerte de su esposa y desearía casarse con Eleni. Por eso, los dos jóvenes abandonan el pueblo, dirigiéndose a Salónica, aunque acabarán vagando por Grecia sin rumbo fijo y luchando para mantener intacto su amor…. La película, primera parte de la trilogía que Angelopoulos está dedicando a la historia de Grecia a lo largo del siglo XX, sigue el recorrido de la pareja de enamorados, a través de la desolación  imperante en los años treinta. Durante este tiempo, Alexis aprovecha sus dotes naturales con el acordeón para ganarse la vida…..

Dieser Beitrag wurde unter arte, ausstellungen, blog(s), cine, enlace, exposiciones, kino, kunst, link abgelegt und mit , , , , , , , , , , verschlagwortet. Setze ein Lesezeichen auf den Permalink.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.